¿Qué relación hay entre la astrología y los animales?

Hay una relación muy íntima entre la astrología, los elementos, los seres vivos, o sea, las personas, los animales y las plantas. El motivo es la correlación de la existencia de vida entre el plano estelar y el plano terrenal. Hay múltiples dimensiones que no conocemos o no sabemos relacionar aún.

Todos los seres vivos estamos en sintonía con el cosmos, porque nosotros somos cosmos también de algún modo.

¿En qué crees que todos somos “cosmos”?

Como decía, somos cosmos universales dentro de diferentes paradigmas y realidades.

Por ejemplo, es igual de real la influencia de la microbiota en una persona aunque no seamos conscientes de ella, y sin embargo, aún así siendo conocedores de esta verdad, la gente come mal sin prestar atención a su alimentación y siguen sin saber cómo se relacionan las bacterias con su salud.

O la influencia de la luna en nuestro ecosistema, muchos saben que mueve mareas, pero no relacionan ninguna influencia al hecho de que seamos 70% de agua. Las personas suelen ser desconocedoras de cómo por ejemplo nuestro satélite, se interrelaciona con las especies, elementos y fuerzas de la naturaleza y el cielo, así como sus ciclos y sus bailes.

Si la astrología es una herramienta para que el humano se conozca así mismo y sepa predecir qué acontecimientos le servirán como retos y crecimientos, ¿por qué no usarlo en los animales? Al fin y al cabo, son seres sintientes del mismo modo. Nacen, se alimentan, se reproducen y mueren. Cada especie y cada individuo, dentro de su experiencia de vida con una serie de circunstancias vitales de lo más concretas.

¿Cómo juntas la astrología con el mundo de la terapia animal?

Mi trabajo, a día de hoy, consiste en revisar los aspectos e influencias que un animal sostiene dentro de su marco de vida. Esto, sobre todo, nos ayuda a saber los aspectos de su personalidad y las influencias que son más adecuadas para el animal, así como los retos a los que se pueden ver influenciados.

Esto es equitativo a todas las razas y especies. Por ejemplo, un caballo tiene una energía distinta a un gato o un perro. El gato es cazador, el caballo rumiante y presa. Hay que tener en cuenta siempre el contexto del animal y la clase de especie que estamos tratando, así como el individuo y su historia.

De hecho, de forma curiosa, en la astrología tropical, así como la china, se usan a los animales como representación arquetipal de cada una de estas energías. Es gracioso.

¿Qué es la astrología tropical y en qué se diferencia de la china a grandes rasgos?

Los antiguos cuando miraban el cielo veían esas formas entre los grupos de estrellas y lo asociaban a un animal terrestre.

La astrología tropical se basa en el ciclo de las estaciones, correspondientes al retorno anual del Sol en marzo al equinoccio vernal (Primer punto de Aries) y tiene múltiples diferencias con la china porque para empezar, ésta es lunisolar, con sus 12 ciclos anuales que son representados por animales, y relacionan también los 5 elementos y la dualidad de yin y yang en cada uno de los ciclos.

La medicina china tiene en cuenta los ritmos y procesos energéticos. Y el estudio de la astrología en animales mide, revisa y observa precisamente todos esos procesos energéticos que influyen en el desarrollo del perro, gato, caballo.. etc.

Ya que estamos ¡Recomiendo el estudio de la acupuntura también en animales. ¡Tanto esta terapia, como la craneosacral o el shiatsu están teniendo muy buenos resultados en animales!

Está claro que cada especie tiene su propia energía, por ejemplo, un cactus es de origen seco y fogoso, mientras que un helecho necesita humedad y no requiere tanta luz, digamos que es más lunar, mientras que el cactus se le asociarían rasgos más solares.

¿Y cómo lo haces exactamente si empiezas a trabajar con un animal en concreto sobre una patología?

Reviso sobre todo la Luna. La luna me habla mucho y con detalle sobre los mejores momentos para, por ejemplo, hacer intervenciones quirúrgicas o empezar tratamientos veterinarios u holísticos. En este tipo de consultas, resulta una herramienta muy enriquecedora para tratar a los animales, al igual que se utiliza para las personas.

¿Fases de la luna? Dos pinceladas

Para resumirlo entendemos que hay 4 fases lunares:

    1. En luna nueva se inician proyectos, es excelente para limpiar toxinas y hacer ayunos y la energía física se renueva lentamente.
    2. En luna Creciente hablamos de periodos de creación, se desarrollan y exteriorizan temas y el cuerpo saca el mejor partido para su desarrollo.
    3. En luna llena la energía física se renueva fácilmente, puede haber hiperactividad o capacidad de consciencia plena.
    4. En luna menguante se finalizan los proyectos y concluimos cuestiones, las desintoxicaciones son favorables y es el momento ideal para la interiorización y reflexión.

No solo reviso en qué constelaciones cae la luna, si no del elemento, pues cada constelación me habla de un principio de Calor, Frío, Sequedad y humedad. Hay que tener en cuenta que el calor favorece al metabolismo del animal, el frío frena o limita las transformaciones metabólicas, la sequedad concentra y la humedad reparte los principios nutritivos. Dependiendo de dónde estemos, en el tratamiento veterinario ofreceremos unas herramientas holísticas u otras.

En la consulta sobre el animal los aspectos planetarios que hace la Luna transitando también me dan información. No es lo mismo una cuadratura que un trígono a cualquiera de sus planetas personales… De hecho, dispongo de un calendario lunar anual que me ayuda a ver qué aspectos tiene la luna cada día y a revisar con detalle todos los días del año en caso de que algún responsable desee consultar sobre temas concretos que puedan beneficiar al animal.

¿Cómo por ejemplo?

Pues cómo le afectará un traslado de casa, cosas a tener en cuenta en una la intervención quirúrgica, si tiene compatibilidad en relación con otro animal, cuando es el mejor momento para empezar X tratamiento, cuando es mejor desparasitarle

Vale, un poco lo que nos mencionas antes. Sabemos que la luna afecta en los ciclos de cosechas pero ¿es cierto que a los animales y personas también?

Sí. Es sabido desde hace miles de años atrás que en animales se ve una notable sensibilidad a las influencias lunares y se incide directamente en su comportamiento y desarrollo.

Algunos ejemplos pueden ser las trashumancias, el día y hora de la 1º salida del establo en la temporada de primavera, condicionará el viaje de los animales. Así mismo se ha de tener en cuenta las fechas concretas de guardar al ganado, de manera que sea lo más apacible y seca posible. Antaño, los ganaderos revisaban el estado de la luna en cada movilización del ganado.

Por ejemplo, desparasitar es recomendable hacerlo 2 o 3 días antes de luna nueva, o en última instancia en luna llena. Para herrar y recortar pezuñas es mejor en luna menguante y mejor en signos de aire o tierra, (Libra, Acuario, Géminis, Capricornio, Virgo, Tauro) priorizando en tiempo sereno y evitando tiempos tempestuosos. Los cascos crecen más robustos y menos quebradizos si se hacen las herraduras en estos arquetipos de tierra y aire.

Antiguamente a los lechales se les destetaba en luna menguante y descendente; para que la separación con la madre fuera más fácil, mientras que, si buscaban apareamiento entre el ganado, buscaban hacerlo cuando la luna estaba llena, en ascendente, en signos de tierra y fuego especialmente en los bovinos. Sobre las ovejas utilizaban estos consejos, pero con signos de aire y tierra. Sobre los pollos y gallinas, se aconsejaba incubar los huevos a partir del cuarto creciente hasta la luna llena para que eclosionen en luna nueva.

Entonces, ¿todos los animales son influenciados por el ciclo lunar? ¿También los insectos?

Sí. En las abejas, es bien sabido, que van aumentando su actividad de luna creciente a luna llena. De hecho, los enjambres son habituales en luna llena. Los apicultores que conocen estas influencias tienen muy en cuenta cuándo es el mejor momento de abrir el panal.

Saben que, en las constelaciones de fuego, (Aries, Leo, Sagitario) está favorecido el desarrollo de las abejas reina y aumenta la producción de miel. Aquí ellos añaden las alzas. En las constelaciones de aire, (Libra, Acuario, Géminis) saben que es el momento ideal para la crianza porque se desarrolla la cresa (puesta de huevos) y las reinas.

En las constelaciones de tierra, (Capricornio, Virgo, Tauro) las abejas tienden más a construir, es el momento en que los apicultores aprovechan y cambian los cuadros viejos, y saben que, si recogen la miel en esta época, será más espesa.

En las constelaciones de agua, (Cáncer, Escorpio y Piscis) evitan trabajar, pues hay más debilitamiento en los panales o se constata que la miel recogida tiene más tendencia a fermentar. La miel de la primavera, (Aries, Tauro, Géminis) para las abejas es la más adecuada para hibernar.

Si buscamos terapias a nuestros animales como, por ejemplo, los masajes, la homeopatía, etc también es muy importante revisar la luna. Por ejemplo, si queremos hacer un masaje vigorizante a nuestro perro, es recomendable hacerlo con la luna creciente o ascendente. Mientras que, si es un masaje relajante, la luna es mejor que esté menguante o descendente.

Ayunos y limpiezas para desintoxicar a nuestro animal es mejor hacerlo en lunas nuevas. Pero esto no lo dejaría bajo la responsabilidad de la persona, los animales saben perfectamente cuándo ayunar y ellos también se purgan solos. Es mejor que ellos hagan lo que les dicte su sabiduría e instinto. Si necesitan ayuda, entonces valorar si intervenir.

Si deseamos usar hierbas medicinales, tisanas u otra herramienta para desintoxicar a nuestro animal, es mejor hacerlo bajo la influencia de Virgo (si queremos limpiar el hígado) y de Libra (si queremos depurar los riñones). También ayuda a la desintoxicación de nuestro animal que la luna esté en aspectos de sextil o trígono al sol; así como también, las lunas menguantes de forma general.

En cuanto a las intervenciones quirúrgicas, que he mencionado ya antes, me guio por un calendario lunar específico de cada año, que me indica cuáles son los días más tensos y los más nobles para la recuperación del animal. Por ejemplo, nunca recomendaré una cirugía estando la luna teniendo aspectos tensos en su casa 6, 1, u 8, o transitando a su Plutón natal, Urano natal u otros aspectos de Saturno con sus planetas personales natales. No es habitual que la persona conozca la carta natal del animal, pero si la tiene, mejor que mejor.

Cuando trato o trabajo con un animal en una patología, doy mucha observación a la zona del cuerpo que estamos trabajando (cabeza, estómago, patas, cola…). Se sabe desde la astrología que también existe una correlación con el cuerpo mental, emocional, espiritual y cómo no, el físico.

Aries rige la cabeza, Tauro el cuello, Géminis sistema nervioso, pulmones… Leo y Cáncer corazón pecho, e hígado, vesicular biliar… Virgo hígado e intestinos, Libra, riñones, lumbares, piel, Escorpio uréter, genitales, colon, Sagitario cadera, pelvis, coxis fémur, arteria femoral, Capricornio, huesos, esqueleto, piel, rodillas, uñas y cabello, Acuario piernas, tobillos, tendones y Piscis los pies y la circulación linfática.

No es lo mismo trabajar con una displasia de cadera, que trabajar con un linfoma, o trabajar con un perro que tiene ataques epilépticos, que un animal con un cuadro intestinal agudo.

Vaya, parece un mundo muy amplio éste…

Para ver todas estas relaciones, solo hace falta tener una mirada crítica y observadora a la naturaleza, sus ciclos y sus manifestaciones en las diferentes razas y especies. Todos forman parte de un engranaje importante y hacen su función dentro de los 4 elementos naturales.

Por ejemplo, los animales húmedos como los caracoles que se rigen por las lunas para salir, alimentarse y aparearse, o los peces que hacen lo mismo bajo el mar. Luego la actividad de la especie puede ser más solar y diurna, mientras que otras son más lunares y nocturnas. No es lo mismo la actividad metabólica de un búho que la de un petirrojo.

Del mismo modo, encontramos ciclos dentro de los procesos de crecimiento en animales. Como por ejemplo las metamorfosis de las mariposas o las hibernaciones de los reptiles, insectos y osos. Esto me hablaría de energía de Capricornio, Escorpio o Acuario. Por ejemplo, un caballo es diurno y libre, salvaje y aventurero que viaja constantemente. Esto es un paralelismo a la energía arquetipal del Sagitario. Mientras que un escorpión trabaja en la oscuridad de la noche y se esconde bajo las piedras, caza en silencio, cuida mucho su intimidad, como lo haría el arquetipo Escorpio.

Son solamente asociaciones del estudio observativo, que todo humano encuentra cuando mira la realidad del cielo y la realidad de la tierra, y empieza a encontrar infinitud de sincronías entre un paradigma y otro.

¿Por qué no íbamos a usar pues estas herramientas astrológicas en el cuidado y bienestar de nuestros animales, si son seres que forman parte de los ciclos estelares de igual modo?

Gracias por la ayuda incondicional sobre esta Entrevista a Montse

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Deja un comentario