Pueden haber muchas formas de expresarnos.

De hecho, estamos constantemente haciéndolo: con la comunicación no verbal, con la comunicación verbal… con telepatia, con sueños, con arte, con música, con respiraciones…Todo es expresión de vida.

En este mes he tenido la oportunidad de expresarme y además con arte.

Todas las circunstancias que se han venido encima tensionando múltiples aspectos de mi vida diaria, han servido de entrenamiento constante para reconocer mi intensidad y mi esfuerzo y la calidad de mi trabajo en todas las áreas de mi vida. ¡Uau, ha sido alucinante percatarme de esto ahora!

Es posible que los resultados no hayan sido los deseados en algunos planos; sin embargo, es igual de importante la intención que hay detrás, pues toda siembra acaba teniendo una cosecha más tarde o más temprano.

La franqueza, la transparencia sobre nuestros sentimientos y pensamientos, resulta liberador cuando tratamos con personas, situaciones y conflictos diarios. Retener o sostener un hecho, una emoción o una experiencia desagradable no conlleva a ningún resultado positivo. Muy al contrario, genera distanciamiento y colapso. Algo así como un camino diferencial en el que si no nos abrimos de corazón al asunto, podemos perdernos en dinámicas alejadas del propósito de sanación.

Y la expresión es una sanación importante.

Es relevante no dejarse arrastrar por las opiniones y la pereza interior. Uno mismo debe saber lo que tiene que hacer y debe saber que puede hacerlo. ¿O acaso un salmón piensa en que dirán los demás cuando lucha contra corriente hacia su objetivo de reencuentro grupal para la desovación? Nadie puede ir en contra del objetivo de un salmón. Aunque tenga que exponerse a cansancio mortal, depredadores y múltiple competencia.

Un salmón tiene más poder y persistencia que tu, yo y millones de personas en el mundo. Observemos su gran poder, son extraordinarios seres.

Si en estas últimas semanas te has encontrado sin fuerza alguna para ser como el salmón que lucha contra todo pronóstico, y realmente sientes que has estado deprimido, apagado o en un caos psicológico donde no encontrabas perspectiva, replantéate que muy posiblemente estés en esta fase porque le hayas dedicado el tiempo y tu energía a cosas, personas y situaciones no muy convenientes o hábitos de pensamientos no saludables que constantemente nos creamos.

Posiblemente por eso no podías ver con perspectiva y no podrías elegir los mejores caminos para ti.

El salmón debe de tener el camino concreto y despejado para saber cómo aprovechar las corrientes. ¿Sabemos aprovecharlas nosotros? Puede que cuando te liberes tu camino de trampas que te impones y dejes de permitir los boicoteos o las cosas dañinas, tendrás la visión y la fuerza para lograr tu objetivo.

Otro punto importantísimo es encontrar el equilibrio exacto para poder tocar pies a tierra y no dejarnos llevar por las corrientes que nos alejan de nuestro camino. Los cocodrilos, por ejemplo, para poder mantenerse en el fondo del río comen piedras. Y pensaréis, si es un animal fuerte y poderoso…. Pues a pesar de su fortaleza el cocodrilo entiende que es más astuto utilizar herramientas que nos faciliten nuestra comodidad para conseguir nuestro objetivo.

Planear cuidadosamente cómo conseguir tus objetivos son puntos esenciales que muchos animales nos enseñan a la hora de por ejemplo, tejer telarañas, montar nidos, hacer estructuras, construir o cazar.

Ordenarse, hacerse una lista con todos los pasos a seguir para cumplir el objetivo, y lentamente ir cumpliendolos, es la única forma de llegar a la meta que tiene cualquier ser en expresión en este planeta tierra. ¿Por qué no intentamos con el corazón lleno de energía esto, y bajamos nuestra espiritualidad, creación y arte a tocar tierra?

La mayoría de los intentos pueden fracasar y esto es así para que nazca el intento definitivo que hace nacer tu idea u objetivo. Imagina todas las posibilidades e intenta plantear como sería con un plan A, B, C… ¡Imagínate tienes hasta la Z para encontrar el tuyo!

Si conseguimos sobreponernos a todos los cambios, podremos haber trabajado desde la humildad y entonces el éxito puede venir garantizado, porque habremos experimentado todas las opciones y nuestra voluntad será sagrada y escuchada a toda costa con ilusión y entereza y fe en nosotros mismos.

Recuerda que todo forma parte de un gran engranaje que muchas veces desde nuestras diminutas mentes, no logramos comprender ni asimilar.

Hay un gran juego superior en la existencia que nos hace plantearnos constantemente los caminos de expresión. En las trampas está el juego. La pérdida y la ganancia, el ir arriba y abajo…confundirte, volver a encontrarte…

Digamos pues que debes luchar por tu verdad con valor, debes Expres-arte. Por que tú eres ese creador, y el canal de expresión que conforma un gran todo dividiéndose en un único valor a través de tu propia personalidad.

¿Qué más quieres?

Que tu juego continúe.

😉

PD: Como dice Dory en la película de buscando a Nemo: «sigue nadando, sigue nadando nadando. ¿Que se hace? Nadar.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Deja un comentario