Paciencia al florecer

Estos meses de cambios sociales y estructurales, muchos hemos vivido numerosas transformaciones internas. No es raro observar esto dado a la posición de los astros, pero este camino me ha llevado a abrir un mundo nuevo de posibilidades en un escenario desconocido. Es por esto que en este post mensual quiero compartir la experiencia de la comunicación con un animal especial. Una oruga que comía feliz ruda fresca en el jardín


Los científicos han determinado que la mariposa puede cambiar por completo su estructura genética en el proceso de pupa a adulta. El ADN del capullo es completamente diferente al de la mariposa; por eso este ser tan bello acompaña a las personas que están preparadas a sufrir grandes cambios de 180º. Sólo el 10% son mariposas diurnas, el 90% son nocturnas;  por lo que nos habla ya de una cuestión relacionada con la luz-sombra. Son mensajeras entre los mundos visibles y no visibles. Las nocturnas utilizan la luna para orientarse, mientras que las diurnas requieren de constante sol para movilizarse y evitan vientos que desorienten sus frágiles alas. Se encuentran en todas las partes del planeta, excepto en los polos.

Aquí te comparto este pequeño encuentro interespecie con palabras humanas comprensibles.

– Vaya, estás poniéndote las botas!

-Definitivamente.  ¿No tienes hambre? me muero por comer. Hay que resguardarse bien de los depredadores, pero tú no me pareces uno. 

– No te preocupes, te camuflas muy bien, pocas veces consigo verte entre las plantas. Estás totalmente inmersa en devorar todo cuanto puedes.

– Lo suficiente para seguir mi camino, no tomaré más. Ella lo siente (refiriéndose a la planta).

– Comprendo. Me hace muchísima ilusión verte, veo varias adultas de colores llamativos, blancas, naranjas y negras, amarillas y negras y ¡hasta una de color lila pequeña que vi ayer! ¿porqué tenéis colores tan brillantes? ¡sois preciosas!

– La belleza está grabada en nuestros genes, ya conoces la explosión de color que emanamos. Es belleza y creatividad a través de nosotras.

– Sí, pero sinceramente, cada vez me sorprendo más de tener a tantos individuos conmigo. 

– No estamos contigo, estamos con el contexto, con todo lo que este lugar nos ofrece.  (Habla del espacio-tiempo del lugar) El florecimiento requiere su tiempo, su momento. Como yo ahora el mío, luego descansaré y un agujero de hambre se apoderará de mí de nuevo. No soy quien para juzgar mis necesidades, simplemente me dejo sentir. Fluyo con cada momento que necesito. Llegará un punto en que me encerraré y no volveré a ser lo mismo de ahora. 

– Comprendo, es increíblemente alquímico lo que me haces sentir. pero ¿no sientes miedo?

– Claro, está en todas y cada una de mis células; pero eso es lo que me ayuda a sobrevivir. Aun con miedo o no, he de proseguir mi camino. El tiempo pasa a través de mí.

– Me parecéis de lo más valientes, aunque lo justifiquen con que se trata de un programa celular de vuestra especie, esto no quita mérito a vuestro tránsito.

– No tengo evidencia que el resto de especies no realicen el mismo tránsito. Tú misma lo viviste en el momento de transformarse tus huesos, tus manos y tu cabeza en el vientre acuoso desconocido. Venías de un lado, para pasar a otro totalmente desconocido. Es un sentir que emerge, no tiene nada de paranormal pero sí de milagroso.

– Vaya, me has hecho revivir una experiencia de acoplamiento y regeneración muy intensa a través de mi cuerpo creándose. ¿Cómo lo has hecho?

– Esto lo has hecho tú. No personalices tus experiencias, esa transformación es lo que te muestro a vivir para comprender la expansión de la alquimia en nuestro proceso hacia adultas.

– Ya entiendo. Pero parece que ya seas adulta, ahora mismo no sé si hablo contigo como oruga o como mariposa.

– Qué importancia tiene eso. Has venido aquí a comprender un aspecto más de los resultados de las transformaciones. Ahora requiero que continúes tu camino, nosotras, seguiremos en el nuestro. Mi tiempo ahora es este, permíteme seguir comiendo.

– De acuerdo, me parece de lo más sincera tu petición. Deseo con el corazón prepararos un espacio lo más agradable posible para vosotras. Pues sé que sois elementales tanto para polinizar como para el resto de animales. Pero sobre todo, porque me sacáis una sonrisa cada vez que veo vuestros voleteos.

Las mariposas para mí son grandes maestras silenciosas. No necesitan reconocimiento, simplemente saben cual es su camino y están abiertas y dispuestas a vivirlo. Para resumir su energía en mi camino, definiría con estos 3 puntos:

  1. Las cuestiones más importantes siempre serán: evitar el dolor que nace al resistirse al cambio, pero sufrirlo es natural

  2. Estar atenta y abierta hacia los mundos visibles y no visibles.

  3. Ligereza y diversión en el proceso, todo requiere su plazo de tiempo.

La tabla de ajedrez

Llevo varios meses sin canalizar una comunicación telepática con los animales.

Y en este espacio, después de mucho trabajar hacia afuera, y encontrarme más hacia adentro, solicito una conexión con la conciencia colectiva de alguna especie que quiera entablar conversación conmigo y que facilite un mensaje a nuestro colectivo.

Aparece la mirada de un pulpo.

-Hay muchas formas de inteligencia y la única forma de inteligencia es la que “vosotros” entendéis.

¿Es inteligente vivir en este ritmo vuestro?

¿Es más inteligente el humano que nuestra especie?

No tenéis mucho dominio sobre lo que significa ser inteligente, con la dignidad que conlleva ser inteligente, los animales que nos adaptamos al cambio no somos menos inteligentes. Los que sabemos evitar los daños o el posible peligro, no somos menos inteligentes, los que nos adaptamos gracias a la persistencia entre los cambios, somos inteligentes…

-Inteligencia. Hay muchas formas de inteligencia.

-Comprendo, ¿de esto vamos a hablar ahora?

-Cuando observas mi ojo, ¿qué ves?

-Tu pupila tiene forma de panorámica… Interesante.

– ¿Cuál es la panorámica tuya y de tu especie que no estáis viendo?

En ese momento me invade un vértigo precipitado emocional muy fuerte.

-Uffff me encuentro sensible y desanimada, estoy triste con todo lo que veo… prefiero no darme cuenta de lo que me muestras.

-Todos sostenemos la tristeza. La inteligencia reside en ser totalmente flexible a ella. Si la rechazas te enquistas, te vuelves rígido, y ¿creo que tú no naciste siendo roca, no?

Eres flexible, como yo, mueve tus brazos y álzalos con los míos…

En ese momento muevo los brazos de arriba abajo, curvándolos hacia adelante, atrás y en todo mi espacio.

-¡¿Ves cuánta capacidad tienes en la punta de tus dedos, en la superficie de tu piel, y en tus yemas?! ¿Cuántas cosas has detectado?

-¡Uau! He sentido la biodisponibilidad entrando por todos los espacios de mis poros en la piel! ¡Ha sido dimensional!

-Pues algo así es lo que sentimos nosotros, los “octopus”. ¿Has visto cuánta gracia y belleza entran por todas nuestras extremidades? Nuestro entorno es una explosión de vida, y nos da goce ser participes de esta conciencia.

-Siempre me habéis parecido de lo más interesantes, hay algo tan lógico y a la vez misterioso en vosotros… que no llego a comprender. Me siento culpable porque he comido a algunos de vuestra especie y no he acabado de entender vuestra información dentro de mi cuerpo cuando hacia la digestión…

-Nosotros también nos alimentamos dentro de nuestra dieta de otras especies.

El asunto a discernir aquí es si para ti, comernos es bueno para tu cuerpo físico y cuántico. Discernir e integrar. Sin culpas, con consciencia…

-Por ahora no sabría qué decirte…

En ese momento hago una pausa y reflexiono.

Me ha sorprendido tenerte en esta canalización conmigo.

-Soy de la especie más adaptativa al medio, la que más puede camuflarse entre otros. ¿Qué te dice eso? ¿Tú sabes manejarte en ambientes cómodos e incómodos?

-Eso me hace recordarme a un documental en el que estudiaban vuestra capacidad de camuflaros, y un pulpo fue colocado en un escenario de suelo de ajedrez.

Aquel pulpo se quedo colapsado, porque era un medio que no conocía y sintió muchísimo estrés, pude sentirlo a través del documental. Su cuerpo y su conciencia universal no podrían adaptarse del todo al medio de los cuadrantes blancos y negros. Sentí pena de él y sentí rabia hacia el humano por llevarle a ese tipo de extremos en un ambiente totalmente artificial para un pulpo. ¡Era imposible camuflarse!

– Ahá…. ¿Qué te crees que sois vosotros? Meros productos de estudio según como se mire, también colocados en espacios antinaturales. Da igual lo conectados que estéis o no con vuestra naturaleza, los más conscientes detectaréis que és es lo que os rechina, los menos conscientes simplemente sentirán que están mal y no sabrán porqué, mientras continúan intentando adaptarse al panel de ajedrez, un día cuadrado negro, otro cuadrado blanco, sin comprender absolutamente nada del resto de los millones de aspectos luminososo y formas que la vida expande continuamente de forma natural a vuestro alrededor.

Todo es un espejo.

-Ya veo…

En ese momento una bandada de golondrinas revolotea a miles de metros encima de mi cielo, chillando y pareciendo danzar bajo un cielo despejado y extra azul.

-Me alivia escucharlas… 🙂

-Claro, es el alivio de verlas volar, desde la libertad que ansías… ¿Has visto cuántas múltiples formas de experiencia hay?

Me quedo en silencio algo bloqueada y me siento observada en su mente…

-¿Tienes consciencia de cuántos de nosotros los animales te vemos cada día?

Conocemos tus pasos, sabemos por dónde te mueves en “ tu jardín”. Algunos te temen, pues eres monstruosamente humana, otros han aprendido a simplemente convivir. Pero muchos detectan toda tu frecuencia y agradecen todo lo que haces por ellos. Cuando revisas bajo los cojines que no hayan caracoles, cuando evitas pisar en la noche a las babosas, cuando pones más y más flores…los insectos o las abejas se sienten en casa y tienen un punto de anclaje y descanso donde poder continuar.

Las hormigas te respetan pero no necesitan que interactúes con ellas. Es genial todo lo que les has aportado, continúa permitiendo que existan esos dos espacios sin ir más allá.

-¡Vaya, qué bonito todo lo que me dices…! ¡Gracias!

Me sorprende este mensaje que me hace llegar sobre mi contacto con la naturaleza

-Sé consciente de que fuera de tu voluntad, siempre podrás hacer daño cuando te equivoques, cuando los pises, cuando riegues las plantas, ahogarás a los insectos sin querer, destruirás huevos ocultos en la tierra a punto de nacer, o recibirás el temor de la planta cuando sienta tu cuchillo pasar. Todo eso forma parte de esto que llamas “vida”. Tus actos seguirán teniendo huellas, por diminutas o inconscientes que te parezcan. Beneficioso o dañino.

-Ya. Por eso llega un punto que hasta me da miedo vivir, interactuar, recolectar o alimentar a las aves que pasan de camino por mi hogar… Acabo destruyendo muchas cosas en el jardín que ni soy consciente creyendo que hago un bien. ¿Y si mejor no hago nada?

-Vuelves a estar en el cuadrante del cuadro blanco- cuadro negro. ¿Ves que fácil es para tí encasillarte?

-Comprendo…

-Quiero que entiendas que en cada uno de tus actos (y en vuestros actos) repercuten con cientos de miles de nuevas posibilidades, donde la destrucción y la creación van unidas de la mano y donde las posibilidades tienen infinitas formas y colores no visibles en esta “realidad”. No todo es negro, ni todo es blanco.

-Comprendo… si…

-Hay una gran relación entre lo superficial consciente, que llamas “vida” y lo profundo o inconsciente que llamas “ni idea”

Quizás debieras entender las múltiples formas de inteligencia y la entrega comprometida que ello te requiere para avanzar.

El autocontrol mental que ejercen la mayoría de los humanos les hace desconectarse y perder las riendas de la verdadera inteligencia universal. Recupera las riendas, dale cabida lo necesario y reconduce tus emociones estando siempre Ahora. Esto te ayudará a discernir lo valioso desde la infinitud a lo contrario de lo cuadrante negro-blanco que te hace jugar con las normas del ajedrez social políticamente programado en vuestra psique.

En ese momento un vacío silencioso y reflexivo me invade.

-Es normal que necesites tiempos de soledad y hagas tiempos de ermitaño silencio.

Recuerda que El Camino enriquecedor es el que nace cuando la semilla está a oscuras, latente, bajo tierra, en soledad. No es visible y no necesita serlo para germinar.

Tus tiempos de entrega a la conciencia colectiva siguen necesitando espacios de reconexión profunda contigo misma y momentos de aislamiento en crecimiento interior.

-Sí, reconozco que esos viajes profundos personales son la noche oscura que me hace avanzar un paso más.

-Los animales de las profundidades del mar conocemos esas sombras, y es a través de nosotros que la vida explota abriéndose camino hacia afuera y en todas direcciones/dimensiones.

Siéntete merecedora, comprometida y agradecida de tu camino. Brillas cada día un poco más. No hacia afuera, si no hacia tu interior.

Maduro esta idea contemplativa de brillar hacia adentro para no intercalar a mi ego buscando brillar acaloradamente hacia afuera. Dándome cuenta de la trampa, ya tranquilamente entonces, integro humildemente su mensaje.

-De acuerdo. Es momento de ir hacia dentro, me entrego pues estos días a que así sea… Gracias.

-Te acompañamos desde una conciencia colectiva, nunca estás sola.

Todos estamos unidos en el momento presente. Mis movimientos siempre serán en lo oculto, en las profundidades, en lo silencioso… y tú, puedes encontrar también esta forma de vida en tus aguas con tus 8 brazos…Recuerda:

Incúbrete, ambiéntate en el nuevo medio y te descubrirás interiormente en este nuevo camino.

Invadís el espacio sagrado

Hace años atrás me envalentoné en pasarme por el zoo de Barcelona para captar las sensaciones y necesidades de los animales que se encontraban allí. En esta descripción corta comparto cuánto de importante es la inconsciencia del ser humano cuando jugamos a ser Dios e invadimos la libertad del resto de los animales.

Me conecto con una familia de monos al llegar a su recinto cerca de la entrada:

-¡Sois todos unos pesados, nos asfixiáis!

Siento un agobio a nivel del timo que presiona y me asfixia con mi cabeza a mil por hora como si captara todo a mi alrededor intensamente.

-Parecemos figuras, juguetitos. Vuestras figuras que os sirven para acercaros más a vuestro lado salvaje. Es vuestra parte que no queréis ver, aquí encerradas en cajas de cristal… ¡Y traéis a vuestros niños para reconectaros porque estáis totalmente amputados! ¡Amputados de la vida real!

Me abruma el malestar y las ideas tan directas cargadas de frustración y desaprobación que me trasladan en ese momento. 

– Seguiremos nuestra vida sin vosotros… Noto en esta comunicación enfado y desmerecimiento.

-Para vosotros somos el entretenimiento de 5 minutos.  ¡Estar siempre observados nos causa mucho estrés! Resulta invasivo. Pero no por otra cosa si no porque vuestra energía es de expectación y nerviosa. Tú estás ahora abierta y tranquila. Por eso te respetamos y te hablamos. Nosotros apreciamos la vida, por eso continuamos aquí. La «madre» es acogimiento y protección. Nosotros sentimos eso y vemos que vosotros sois humildes y otros muchos insensatos. 

Un cachorro se fija en mí mientras mordisquea una rama. 

-¡Me gusta este sabor de la rama!. En ese momento una hembra adulta se acerca al pequeño. Necesitamos árboles vivos, estos troncos están muertos… comprendes lo que te enseño?

Unos niños empiezan a hacer groserías y bobadas dirigiéndose a ella y al pequeño de forma infantil y nerviosa. Ella se siente atacada psicológicamente y da media vuelta con el pequeño hacia una esquina de las cuerdas que colgaban al fondo.

-Los bebés son proyecciones de los adultos, los adultos tenemos que hacernos cargo y enseñar a nuestros bebés…

Observo avergonzada por el espectáculo que los niños muestran, mientras los adultos miran sus móviles y mochilas parloteando sin darse cuenta de la situación.  En ese momento escudriño el enriquecimiento ambiental de las estructuras de madera que les han instalado a esta manada y reviso cosas interesantes en ella. 

-Montáis una estructura que no os compensa. Os aferráis a ella. (me hace un paralelismo a nuestro estilo de vida, casas, pisos, miedos, capas de protección emocional…) Cuando raptáis trozos de libertad y los concentráis para vuestro gusto.  Lo que no veis es que es evidentemente momentáneo. Nosotros estamos sacrificados por vuestro gusto. Invadís el espacio Sagrado de todo ser y de vosotros mismos. Por eso existen estos lugares donde habitamos. Pero somos conscientes que existen otras opciones. 

En ese momento comprendo desde el corazón la falta de respeto que cargamos sobre ellos y su libertad de vivir y me quedo unos minutos en reflexión silenciosa. Me muevo de sitio por toda la aglomeración de familias a mi alrededor que van llegando.

-Sé que estás ahí, qué haces ahí? En ese momento la hembra me llama.

-Solo me he cambiado, me estaba estresando en esa esquina…

-Has venido porque tu has querido… Sabes que esto es así aquí…

-Lo veo. Vengo a intentar entenderos! pero a veces me cuesta con tantas personas cerca.

-Qué quieres entender? entenderás lo que quieras entender… y vosotros… tenéis mucho ego para comprender. Si has venido aquí te invitamos a marcharte ya, tienes mucho trabajo que hacer… Lo que queríamos mostrarte ya está mostrado. Traslada como sentimos vuestra falta de respeto a nuestras vidas y a nuestra libertad, traslada lo oculto de vuestros corazones que desean ser salvajes y libres. Traslada que todo lo que creéis que habéis creado orgullosos, es solo momentáneo. Continúa tu camino, muchos más quieren ser escuchados aquí. 

Recojo mi libreta y me marcho a mi siguiente animal que quiera entablar comunicación conmigo…

Gracias por este corto contacto. Haré lo posible por trasladar vuestro mensaje para quien quiera escuchar.

-Estamos aquí y siempre colaboraremos para el beneficio en común. Gracias a ti.

 

 

expres-arte

Pueden haber muchas formas de expresarnos.

De hecho, estamos constantemente haciéndolo: con la comunicación no verbal, con la comunicación verbal… con telepatia, con sueños, con arte, con música, con respiraciones…Todo es expresión de vida.

En este mes he tenido la oportunidad de expresarme y además con arte.

Todas las circunstancias que se han venido encima tensionando múltiples aspectos de mi vida diaria, han servido de entrenamiento constante para reconocer mi intensidad y mi esfuerzo y la calidad de mi trabajo en todas las áreas de mi vida. ¡Uau, ha sido alucinante percatarme de esto ahora!

Es posible que los resultados no hayan sido los deseados en algunos planos; sin embargo, es igual de importante la intención que hay detrás, pues toda siembra acaba teniendo una cosecha más tarde o más temprano.

La franqueza, la transparencia sobre nuestros sentimientos y pensamientos, resulta liberador cuando tratamos con personas, situaciones y conflictos diarios. Retener o sostener un hecho, una emoción o una experiencia desagradable no conlleva a ningún resultado positivo. Muy al contrario, genera distanciamiento y colapso. Algo así como un camino diferencial en el que si no nos abrimos de corazón al asunto, podemos perdernos en dinámicas alejadas del propósito de sanación.

Y la expresión es una sanación importante.

Es relevante no dejarse arrastrar por las opiniones y la pereza interior. Uno mismo debe saber lo que tiene que hacer y debe saber que puede hacerlo. ¿O acaso un salmón piensa en que dirán los demás cuando lucha contra corriente hacia su objetivo de reencuentro grupal para la desovación? Nadie puede ir en contra del objetivo de un salmón. Aunque tenga que exponerse a cansancio mortal, depredadores y múltiple competencia.

Un salmón tiene más poder y persistencia que tu, yo y millones de personas en el mundo. Observemos su gran poder, son extraordinarios seres.

Si en estas últimas semanas te has encontrado sin fuerza alguna para ser como el salmón que lucha contra todo pronóstico, y realmente sientes que has estado deprimido, apagado o en un caos psicológico donde no encontrabas perspectiva, replantéate que muy posiblemente estés en esta fase porque le hayas dedicado el tiempo y tu energía a cosas, personas y situaciones no muy convenientes o hábitos de pensamientos no saludables que constantemente nos creamos.

Posiblemente por eso no podías ver con perspectiva y no podrías elegir los mejores caminos para ti.

El salmón debe de tener el camino concreto y despejado para saber cómo aprovechar las corrientes. ¿Sabemos aprovecharlas nosotros? Puede que cuando te liberes tu camino de trampas que te impones y dejes de permitir los boicoteos o las cosas dañinas, tendrás la visión y la fuerza para lograr tu objetivo.

Otro punto importantísimo es encontrar el equilibrio exacto para poder tocar pies a tierra y no dejarnos llevar por las corrientes que nos alejan de nuestro camino. Los cocodrilos, por ejemplo, para poder mantenerse en el fondo del río comen piedras. Y pensaréis, si es un animal fuerte y poderoso…. Pues a pesar de su fortaleza el cocodrilo entiende que es más astuto utilizar herramientas que nos faciliten nuestra comodidad para conseguir nuestro objetivo.

Planear cuidadosamente cómo conseguir tus objetivos son puntos esenciales que muchos animales nos enseñan a la hora de por ejemplo, tejer telarañas, montar nidos, hacer estructuras, construir o cazar.

Ordenarse, hacerse una lista con todos los pasos a seguir para cumplir el objetivo, y lentamente ir cumpliendolos, es la única forma de llegar a la meta que tiene cualquier ser en expresión en este planeta tierra. ¿Por qué no intentamos con el corazón lleno de energía esto, y bajamos nuestra espiritualidad, creación y arte a tocar tierra?

La mayoría de los intentos pueden fracasar y esto es así para que nazca el intento definitivo que hace nacer tu idea u objetivo. Imagina todas las posibilidades e intenta plantear como sería con un plan A, B, C… ¡Imagínate tienes hasta la Z para encontrar el tuyo!

Si conseguimos sobreponernos a todos los cambios, podremos haber trabajado desde la humildad y entonces el éxito puede venir garantizado, porque habremos experimentado todas las opciones y nuestra voluntad será sagrada y escuchada a toda costa con ilusión y entereza y fe en nosotros mismos.

Recuerda que todo forma parte de un gran engranaje que muchas veces desde nuestras diminutas mentes, no logramos comprender ni asimilar.

Hay un gran juego superior en la existencia que nos hace plantearnos constantemente los caminos de expresión. En las trampas está el juego. La pérdida y la ganancia, el ir arriba y abajo…confundirte, volver a encontrarte…

Digamos pues que debes luchar por tu verdad con valor, debes Expres-arte. Por que tú eres ese creador, y el canal de expresión que conforma un gran todo dividiéndose en un único valor a través de tu propia personalidad.

¿Qué más quieres?

Que tu juego continúe.

😉

PD: Como dice Dory en la película de buscando a Nemo: «sigue nadando, sigue nadando nadando. ¿Que se hace? Nadar.

La emoción como indicador

Un ejercicio muy especial es el de encontrar e identificar cada una de nuestras emociones que estamos sosteniendo diariamente.
Abrir una libreta y apuntar: «Mi emocion de hoy es…»
Puede ser más de una, tal vez tres o cuatro. Pero no te preocupes si de repente ves escrito en tu papel: «odio, resentimiento, asco, altivez…»
¡Vaya! cuanta luz, no? Bien, es genial que resulte que tienes un lado sombrío y que de hecho lo sepas aceptar y expresar es un paso agigantado.
Ningún yogui vive en absoluta felicidad, para ello, mientras más brillemos, más el lado oscuro intentará atraparnos. Es un tema de polaridad, Física si quieres llamarlo.

Las personas más Brillantes que he conocido pueden ser a la vez las más sombrías; y de hecho, yo he sido para otras muchas personas, el mejor brillante del mundo o la persona más tóxica encontrada en su caminar.
Todo depende de qué papel juguemos en la vida de la otra persona.
El punto medio es el equilibrio, que quedaría siempre en punto 0.

Uno de los caminos que he descubierto es el camino del reconocimiento a mis sensaciones y emociones.
Mis sentimientos siempre han tenido una connotación intensa y profunda por lo que con más motivo, he tenido que prestarles especial atención.
Algunas emociones pueden quedarse atrapadas en nuestro ego y resultan un arma potencialmente peligrosa si esas emociones salen disparadas en forma de reacciones o planificadas acciones demoledoras.

La trampa del ego. Si, hablo de esa trampa del ego que nos hace responder innatamente porque caemos en la red de considerarnos inferiores, superiores, catalogados, válidos o inválidos, perseguidos, juzgados, reconocidos o recompensados.

Así que lo que valgo yo como persona lo determina otro grupo de personas que me felicitan o me regañan si algo lo he hecho bien o mal según las expectativas del mismo que me señala con un dedo. ¡Vaya forma de vivir!
Como un emperador en los circos romanos donde salvaba o condenaba al otro pobre personaje.

He caído en esa trampa y sigo cayendo por trivialidades. Y es terriblemente vergonzoso darse cuenta de hasta qué punto la sociedad, trabajo y expectativas a tu alrededor pueden ensombrecer la luz que hay dentro por una crítica, un juicio o una aprobación. Estamos constantemente condicionados por los demás si no nos damos cuenta de nuestro valor.
El más pequeño detalle puede tirar por suelo todo tu trabajo realizado para una persona o conjunto de ellas.
Pero que esa actitud las haga terriblemente duras contigo solo significa que son terriblemente duras con ellas mismas y muy posiblemente ellos mismos sean el blanco fácil de otros verdugos.

E aquí donde conecté con un guía animal Tótem. En este trabajo apareció la figura del mono. El mono como ese reflejo del personaje que tenemos en nuestra cabeza.
Él me enseñó a averiguar ¿hasta dónde estaba alargando mi dominancia? ¿hasta donde mi compulsión u obsesión por ser mejor en el trabajo, en casa, o hasta dónde mi herida interna por no sentirme reconocida había reaccionado a cosas sin importancia? y una vez vinieron los elogios, ¿realmente los saboreaba?

No, esos elogios no eran más que pequeñas palmaditas en mi espalda, pero seguían sin tocar mi alma.

Tal vez necesitaba un tipo de aprobación más interna, más mía…
Vale, estaba claro que vivir así no es el camino. Engancharme por trivialidades de otros es absolutamente innecesario. ¿Entonces cuál era el verdadero problema? ¿La sociedad o cómo me estaba tomando yo las cosas?
Esa era la verdadera pregunta.

Entonces encontré mi verdadera brújula interior, reconocí mis sentimientos y emociones y dije, «vale, voy a prestarlos atención y con esto voy a trabajaros». Acepto la rabia, el enojo, la falta de reconocimiento e incluso la tontería caótica que los demás vuelcan sobre mí en sus conflictos personales.
Pero a partir de ahora voy a dar foco y luz a mi ser interno, dejaré que el resto de personas ganen sus batallas de «tener razón», dejaré que la vida les haga de espejo, pero no volveré a participar en delegar a otros la conclusión de valorar si tengo o no tengo valor.

No tiene ningún sentido lógico ni práctico. ¡Arrastrarme de ese modo con un torrente de emociones con mi entrega y mi implicación tiene un valor incalculable, que no debo obligar a que entiendan los demás!

-Tal vez no te estás implicando y entregando en el camino «correcto» Me dijo el Tótem moviendo su cola.
Y ahí vi la mirada del mono. Tan profunda y tan sabia, tan acogedora y directa. Juguetona y ágil. Sin tapujos.
-Vaya, Si, tienes razón, en realidad esta situación… ¿Es el camino incorrecto? Reconocer mis emociones y comprender el daño que he sufrido me sirve como alarma a no olvidar cual es el verdadero camino que merece mi implicación y mi entrega…
-Bien, quizás todo este proceso es para que reconozcas que este No es tu camino.
-Vaya, he estado 13 años haciendo lo mismo…
Ya. Ahora depende de ti elegir cuantos años más vas a seguir por este camino o vas a romperte del todo y encontrar el tesoro que te muestre que eres capaz de hacer el tuyo propio.
-Vaya, «he de romperme»
Si, Romper una imagen reflejada en un espejo distorsionado. ¿Esto te suena menos doloroso?
-Vaya, ahora he de romperme.
-Mmmh o rompe el espejo distorsionado enfrente de tí si lo prefieres. ¿Entiendes lo que te hablo?
-Jajajaja , comprendo. Está bien, tomaré de referencia mis emociones, usaré mi brújula para saber hasta donde me desvío, haré todo lo posible para encontrar mi norte. Que siempre lo externo me desvía…
-Pero para ello debes quitarte todos los juicios de la cabeza de otros. No son tuyos, son sus creencias, limpia bien tu espejo. No permitas que nadie te haga creer cosas distorsionadas de ti.

-Encuentra de nuevo tu camino. Mírate en el espejo correcto de la vida. Juega, Juega con una visión Limpia. «Ellos», olvídate de ellos, deja que ellos sigan en su trampa. Ocúpate de salir de la tuya. Limpia tu espejo. Es una de tus trampas más grandes que tienes ahora de tu ego. 

-Mírate bien y ve lo que vemos de ti. Tan potente y tan bello. Más allá del ego atrofiado humano y las proyecciones de los demás. ¿Qué ves? Tu voz interna efectivamente son tus emociones. ¿Qué sientes en ello?

Y así saqué este articulo donde comprendí que mis emociones son ideales, por muy feas que parezcan, para ayudarme a localizar en qué punto me encuentro, donde estoy. Y puedo tomarlos como mi brújula personal para saber cuánto me estoy desviando de mi camino, de mi intención y de lo que me hace feliz y es verdaderamente real.

Espero con este encuentro poder hacer que veas dónde estas tú y uses tus emociones como tu guía interior a tu verdadero camino.

Entre tu interno y el mundo real

Mirar hacia afuera en búsqueda de lo real es un error. En realidad todo se gesta y se crea desde la consciencia interna. Al vivir siempre en lo externo resulta mucho mas fácil quedar atrapado por la realidad, los juicios, las ilusiones y las confusiones del mundo de allá afuera.

Es importante hacer una observación consciente desde adentro, pues la mente te derivará de un lado hacia otro, sobre lo que es bueno, lo que es malo, lo que no quieres, lo que si quieres… y te harás un lío descomunal.

¿Hasta qué punto tu realidad es ilusioria? Lo único real es tu observación interna sobre aquello que llamas «mi vida»

¿Pero cómo conecto con mi realidad? Es importante reencontrarnos en nuestros propios ojos, para eso los ejercicios con el espejo son un buen entrenamiento, te recomiendo los ejercicios de Hay Louise. Solo encontrándote en tu interior puedes salir de la escena que otros te han creado, han proyectado en ti, han modificado y condicionado tu realidad, según sus antojos e intereses. Hay muchos sucesos que no son tuyos, si no que los de tu alrededor sutilmente te han impuesto.

Puedes preguntarte siempre, ¿cuántas creencias tienes sobre tí mismo? Son exactamente tuyas o las has oído de tus amigos, familiares, compañeros de trabajo. ¿Son realmente ciertas? Respóndete mirándote a los ojos y con tu mano izquierda en tu corazón.

Respira. Nota como bombea, como suena. Hay una verdad en él. Esa que «oigas» es la única realidad. Todo lo demás son proyecciones de los demás sobre ti, solamente eso.

Encontrar nuestra individualidad y vivir nuestras transformaciones internas no es fácil según en el ambiente rígido que nos movamos. La presión social es extrema en ocasiones. La conveniencia social determina tu personalidad si no estás bien conectado con tu propia existencia.

Tienes que encontrar el equilibrio entre tu verdad que ruge, identificando el león que llevas dentro y la piel de cordero que te obliga la sociedad a ponerte para que te mantengas dentro de unos límites establecidos. Si formas parte del clan y acatas las normas de lo infundado, de las necesidades de la empresa, de las necesidades de tu familia, «serás un buen chic@»

¿Te sientes que quizás estás en muchos compromisos a la vez? ¿qué es lo que te hace meterte en tantos lados? ¿Quizás es un deseo de destacar, de demostrar nuestra valía, o de desconfiar en los demás, no saber delegar o simplemente tu debilidad infantil no sabe decir que No y poner limites?

Busca ayuda si lo necesitas, siempre puedes conectar con tu propia alma para sanar. Encuentra tu fórmula. De esta manera ganarás resistencia a los sucesos, humildad y perseverancia.

Aprende a moverte en soledad. Está bien que cedas, ayudes a ese equipo, te entregues incondicionalmente. Pero jamás bajes la guardia. Cuando tu león sea complaciente puede que otros seres se aprovechen de tu energía, vigorosidad y fuerza. Ahí, no entienden que no dejas de ser un león y que puedes llegar a ser muy peligroso si interrumpen tu propio descanso, tu propio encuentro y crecimiento o tu propia reflexión interior.

Muchos intereses son creados porque se requiere obediencia, que seas libre para ti mismo y exclusivamente para tus propósitos genera envidias y un cierto aire de descontrol en el rebaño que no agrada. Por eso intentarán observarte desde un punto de discrepancia e intentarán condicionarte siempre.

Así que no te preocupes mientras fluyes y descubres tu individualidad. No malgastes tu energía nadando contra corriente. Confía en que la vida te llevará a los puertos más indicados para tu crecimiento personal. La confianza y la entrega deben acompañarte para evitar tu sufrimiento. Fluir no significa estancarse. Jamás te estanques, muévete como el agua, adaptándote pero sin dejar de moverte por Tu objetivo. El ego no debe declararse como una identidad única, debe entender que forma parte de un todo pero jamás olvida el valor del león que tiene dentro. No descartes nunca tu ego para fluir con las circunstancias tampoco, eso que te quede claro.

Al permitirte dejar ir, integras la dualidad y el dolor y sufrimiento de los acontecimientos. La rendición ante la «muerte» o «la entrega de los sucesos» te llevará a una nueva dimensión de comprensión y una transformación necesaria para ese león que se está descubriendo constantemente así mismo.

Las transformaciones pueden sonar dolorosas pero si cambias la palabra «transformación» por «alquimia» el dolor se convierte en magia. ¿Qué tal si vemos todo esto como un juego y tú el autor de su creación divina?

Ábrete a nuevos comienzos. Sin perder tu identidad, con la flexibilidad de las ramas de cualquier árbol, que bailan a los fuertes vientos. Sin esos vientos, sus raíces no se volverían más fuertes y resistentes.  Pasa a través de las puertas nuevas que se te abran, o las olas que vengan a tu vida. Como el propio océano, siempre tendrás un estrés y distrés; una ola que viene y va, una oportunidad que llega, que se va y otra nueva oportunidad que estará en camino.

Si comprendes que tu ego forma parte del propósito y que en él debes apoyarte desde una humildad a la creación y tu propósito espiritual, el camino de tu realidad será más flexible, menos doloroso y menos juicioso.

Y lo que piensen lo demás…. está de más.

Con Amor.

Los cambios y la sensibilidad en tu camino

En este último periodo quisiera compartir con vosotros la experiencia de la continua evolución proyectado en las relaciones humanas.

Puede que muchos nos sintamos desplazados o incluso no comprendidos al realizar un camino de evolución consciente, pero en cuando damos pasos hacia delante muchos de nuestros compañeros, situaciones e historias pueden quedar atrás cuando no siguen el mismo ritmo o deciden vivir en vías diferentes. Se trata de un tema de frecuencias, muchas veces no hay motivos aparentes.

Eso está bien, eso es ley de vida y eso es algo que todos los que hemos superado grandes cambios aceptamos de forma amorosa y abrazamos la evolución de cada uno aunque veamos que puedan quedar desplazados del «buen» camino bajo nuestro punto de vista. Sin embargo, deseo que entendáis que no todas las personas tienen una mirada tan libre y consciente, y que muy posiblemente, mientras más brilléis, más molestará vuestro brillo a esas personas con quien compartíais vuestro pasado si no están vibrando en vuestra misma luz.

Se trata simplemente de una reacción subconsciente y en esas la vida os pondrá grandes trampas, pruebas y situaciones para reforzar vuestro posicionamiento, o concluir que vuestras nuevas raíces no están aun maduras para aguantar los nuevos vientos que decíais poder superar.

Cuando encontramos más a fondo nuestro camino espiritual y personal sucede que no vibramos con aspectos  o personalidades y patrones que hace años usábamos de forma inconsciente. Ocurre que de alguna manera, cambiamos a mejor, por el simple camino de vida que te lleva a conocerte a tí mismo. Aunque el compromiso con uno es la semilla del crecimiento en cuestión. Toda responsabilidad que nazca de vosotros y compromiso de crecer, se intentará poner a prueba a base de malos actos por parte de los que estaban en vuestro origen.

Imaginaos que habéis nacido con dos ojos y siempre habéis tenido la visión desde vuestras cabezas, pero en ese latir de maduración, os salieran nuevos ojos en los pies, en las manos, en el entrecejo o en la coronilla y el corazón. Son ya varios ángulos de vista, son tantos ojos que pueden verlo todo a tu alrededor que el mundo se expande ante ti con una nueva mirada global y carente de exigencias y juicios.

Cuando abres tantos ojos en tu cuerpo y en tu alma, hacerles ver a los que solo tienen 2 ojos que hay múltiples formas de vivir la experiencia de vida desde el respeto y la libertad, que estos pueden juzgarte y repudiarte rápidamente. Hasta extremos de culparte o hacerte responsable del gran cambio que ha sucedido y que ellos mismos no desean asumir.

La amistad es una palabra que se prostituye mucho y en muchas ocasiones esta tapada bajo lealtades, rutinas, tradiciones y exigencias de dominio entre los miembros de un clan o estas únicas relaciones íntimas que prometen y queman sus lenguas de palabras que no se hacen realidad.

Posiblemente os encontréis vistos con el dedo acusador de actos que estos propios jueces han hecho a lo largo de su trayectoria, quizás contigo, o con otras personas. ¿Y por qué sucede esto? Un juez que juzga no puede juzgar sin saber de qué delito se acusa. Para acusar a las personas, han de conocer bien a fondo esos delitos y por lo tanto ser afines y conocedores de ellos. Y obviamente, creerse con derecho para determinar o castigarte si ya no cumples los mandatos de su antigua tradición.

Cuando descubres las dinámicas psicológicas de los de tu alrededor y cómo entre ellos pueden confundirse, manejarse y manipularse en nombre de «lo que creen que es lo mejor», descubres que realmente están atrapados en su propia telaraña de vacío, solitud y política.

¿Que es la política? La política me refiero a esa situación en que las personas ofrecemos varios rostros diferentes, entre benévolos y malévolas donde atraemos con nuestra afabilidad e inocencia a las personas para luego manipularlas y hacer las cosas a nuestra manera. Lo que desconocen, es que esta forma de actuar a la larga conlleva que este juego se destapa y todo lo logrado se puede convertir en ceniza.

Mientras más capas de luz veáis y más vendas se os caigan de los ojos, más brillo entrará en vuestro sistema de vida. Esto conllevará irremediablemente a tener más sensibilidad. Es por esto que es importante cuidarse y protegerse aun más cuando la frágil flor nace de nuestro corazón al retirarnos tantos filtros, capas y fortalezas con que aprendimos a vivir antes y que ya no nos sirve.

Ahora debemos caminar con lo que sí nos sirve. Si ahora tenemos ojos en los pies, por ejemplo, no necesitaremos calzado, si no que querremos andar entre la hierva, para sentirla, entre las piedras, el agua y la tierra para formar parte de ellas. Los demás te juzgaran y te dirán que estas loca por «andar descalza» y hasta puedes replantearte dado el gran amor y apego que sientes hacia ellos que tal vez tengan razón, y que se te está yendo la pinza andando de esa manera.

Pero si esos a los que tanto amas empiezan a tratarte con dureza, a juzgarte, criticarte, hablar entre ellos, no hacerte participe y acusarte de que «andas descalza»… Bueno, sigue.

Algo no resuena ya ahí, algún tipo de miedo surge dentro de ellos y es que ¡no se atreven a andar descalzos contigo! En ese caso, escucha a tu corazón y repudia sus malas palabras e intervenciones. Repudia, porque ahora, tienes nuevos ojos, ¡ojos en los pies! y hasta que ellos no hagan su propia evolución, por más que les quites sus zapatos para disfrutar a tu lado del nuevo camino, están ciegos! ¡No saben andar sin ellos!

Así que respira hondo, vive el duelo si es necesario, mira hacia atrás para verles desde sus diminutas visiones y permítete seguir creciendo. Déjalos lejos con compasión y deséales el mejor camino. Pero ¡Eh! estate atent@, porque en el horizonte nuevos caminantes descalzos irán a tu encuentro y juntos veréis el camino con más miradas y más sensibilidad. La sensibilidad que ahora se te ha concedido. Y que merece ser atendida y nutrida.

¡Qué gozoso es compartir entonces desde la nueva visión! Qué increíble es que aparezcan en tí nuevos niveles de sensibilidad ante lo impuro e innecesario en tu nuevo caminar. Pero presta atención, todos andamos en el mismo camino, el «cómo «determina con quien te juntas, el «cómo» determina quién eres y el «cómo» es lo que habla de tu valor añadido.

Mira al horizonte y recuerda estas fantásticas palabras de Antonio Machado

«Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar

¡Y que cada uno ande a su manera!
??

 

 

La respuesta escondida

Hay sensaciones y sucesos en nuestro subconsciente que nos hace conectarnos con un alguien de forma inexplicable.

¿Habéis tenido esa sensación de encontraros con un desconocido y sentir que os conocéis?

En realidad no lo conoces, pero algo te impulsa a estar cercan@ a esa persona, porque de ahora en adelante, hay un vínculo y hay algo que descubrir. Como si te pusieran una caja nueva delante de tí y te invitaran a abrirla.

Puede que enfrente de esa caja, algo te diga «huye» o «llegó por fin» de forma aliviada.

Tal sea el caso, no importa en gran medida, porque tanto si al abrir la caja resulta una experiencia adorable o traumática, el regalo es el mismo: Aprendizaje.

Nuestras relaciones pueden basarse en historias pasadas de antiguos «yoes» que ya no forman parte del momento presente. Pero que de alguna forma, continúan adheridos a nuestra memoria.

Tuve una amiga una vez que me contaba todas sus experiencias pasadas, que participaba activamente de hacer regresiones a antiguas vidas, que se entusiasmaba con la idea de experimentar una vez más algo y compartirlo conmigo. Yo en aquel entonces era reticente, y más bien respondía que jamás me expondría a hacer ninguna regresión, pues suficiente tenia ya con mi vida actual. ¡Como para saber qué me había pasado en mi vida anterior!

Lo que no sabía era que de algún modo, en mi momento presente ya estaba viviendo las mismas experiencias que aquellas vidas pasadas, con las mismas personas, repitiendo los mismos errores, prometiendo las mismas cuestiones, vinculándome de nuevo, equivocándome, entregándome de la misma forma y sufriendo las mismas decepciones.

Sí. Esa persona a la que una vez levantasteis la mirada y sabíais que había algo especial, donde los ojos de ambos se quedan unos segundos observándoos, como si el tiempo y el espacio se quedaran suspendidos. Esa persona viene a redescubrirte de nuevo, con una herida sin sanar, de otro tiempo, de otra vida. Y habéis decidido volver a reencontraros para daros la oportunidad de solucionar aquel asunto pendiente.

Lo que le llaman «relaciones karmáticas» entre padres, hijos, amantes, parejas, hermanos… son solo las mismas historias con máscaras diferentes, con colores distintos y con nuevos olores. Pero la mirada… esa mirada es la misma que entonces, que aquella vez, en aquel lugar, lejos de donde estáis.

Tras acompañamientos y meditaciones descubrí que me encontraba en varios escenarios distintos, siendo hombre, siendo mujer, perdiendo, ganando, teniendo energías diferentes, lidiando con seres que no había visto aun en esta vida, pero que formaban parte de mí y estaban esperando a ser descubiertos para sanarlos, para liberarlos y para perdonarme a mí por no saber hacer las cosas bien en aquella historia pasada.

Descubrí que aquellos caminos de interior, me estaban llevando a orígenes de pensamientos, hechos y experiencias de vidas lejanas a ésta y solo desde ahí, pude encontrar el significado oculto de mi vínculo repetitivo con algunas personas en esta vida. Solo desde ahí algo en mi mente cambió, mi chip hizo «click»  y mi pensamiento cambió por completo, mi energía y mi sentimiento se modificó de una forma sutil y al volver a mirar a los ojos a esa persona, ya no estaba aquello. Ya no había eso. Ya era una mirada de misericordia, de liberación, de entendimiento y de perdón.

Muchos juicios que por ahora mantenía, fueron cayendo como telas ante mis ojos cuando me veía haciendo esas mismas cosas siendo otra persona en otro tiempo y en otro lugar. Entonces «entendía» porqué lo experimente así, porqué decidí vivir de aquella manera y por qué al vivir de aquella forma, ahora cargaba con ciertas fobias, manías y miedos.

Es la tribu de nuestras almas, reencontrándose una y otra vez, acompañándonos de nuevo, en el plano físico, en el plano mental o espiritual. Como un baile, donde todas las partes confabulan, aprenden, se autodescubren así mismas. El objetivo es la realización personal en un trabajo conjunto. Sea cual sea tu cometido en ese clan, tanto si es grande y ostentoso o sutil y suave, resultas necesario. No importa tu personaje.

Este tipo de experiencia nos puede ayudar a tener ojo a la hora de tener comportamientos impulsivos, provocando consecuencias desagradables, que ya conoce nuestro subconsciente y que pone el universo a prueba para demostrarte a tí mismo si has entendido la lección. La observación interior, la contemplación y la reflexión pueden ayudarnos mucho a detectar la escena que ya conocemos interiormente.

Esta nueva forma de percepción, nos puede ayudar mucho a ver las cosas como realmente son y no como nos imaginamos que pueden ser, como creemos estar viviéndolas de nuevo. Ser conscientes nos pude limpiar de rutinas de creación subconscientes en nuestro linaje, en nuestras memorias de conducta y actuación. Re- evaluando, volviendo a mirar, limpiando la pizarra, podremos tener una nueva oportunidad de verdad.

Si sabemos que todo lo que creamos en nuestra vida está basado en un 99% de inconsciente, ¿qué tal echar un ojo a nuestro subconsciente para ver, qué mares, historias y daños no nos atrevimos a corregir? ¿Dónde estamos ahora y hacía dónde podemos ir?

😉

Deseo de corazón que encontréis en esta lectura una apertura de consciencia en vuestras infinitas y nuevas posibilidades.

Abrirte a tu Feminidad

En este comienzo primaveral deseo compartir con vosotros una de mis comunicaciones animales con el Tótem protector muy importante en mi vida.

El Zorro

Tras un periodo de transición con cambios que me llevó la vida, volvieron a reunirse las condiciones para que en esta ocasión recuperase unos deberes perdidos de mi camino personal. Abrirme a mi entrega y a mi Yin. O lo que viene siendo el lado Femenino de las cosas.

Para comenzar, muchas de las palabras y textos que expongo a continuación carecen de otras conclusiones de origen personal que no son aplicables a compartir de forma pública.

Sin embargo, todos aquellos textos compartidos en este espacio son canalizados expresamente para que lleguen al mayor número de personas que están en este camino de evolución.

Para contextualizar el caso…

Me encontraba realizando una meditación guiada cuando descubrí uno de los animales que más me llaman la atención acompañándome en el trabajo interno. Desde ese momento, el Zorro me ha estado siguiendo y observando en silencio, comprendiendo cada paso que doy.

-Estoy reevaluando todos los caminos que he realizado y las personas y situaciones que he dejado atrás. Hago un alto en el camino ahora que me encuentro bajo un bloqueo inesperado. Reconozco que de alguna forma, muchas de esas uniones me dejan un sabor agridulce y no entiendo aun como digerirlas.

Ya las tienes digeridas, el asunto es cuando vas a «evacuarlas»

-Comprendo. Como una especie de retención que mantengo.

El enquistamiento en tu cuerpo sutil de esas personas no es una herramienta que te ayude a volar en el camino tan exponencial que estás asumiendo. Simplemente, «cágalas». Desde este lenguaje lo entenderás muy claro.

-Jijijijij siento esta risa tan tonta que me surge. Es efectivamente la sensación como dice el refrán de «cagarse en alguien o algo».

Eso no es plenamente correcto. Ell@s son el desecho que has de evacuar. No has de depositar nada sobre ellos. En este caso el propio tiempo gestará la situación para esas personas hasta que entiendan las consecuencias de sus actos contigo.

-¡Cierto! Sí. Estoy plenamente segura que el tiempo recoloca a cada quién en su lugar y he volado años luz de esos sitios.

Años luz, tú lo has dicho. Pero esta vez he venido a presentarte un reto aún más complicado. Sabes que es el momento de sanar algo propiamente interno y que esta lección no vendrá reflejada desde el exterior a través de personas o situaciones. Esta vez el propósito viene desde tu intimidad y el origen viene de tus ancestros.

-Sí, soy consciente. Pude liberar muchísimo gracias a ti en aquella meditación de útero. Te doy las gracias. Me sentí realmente protegida. Siempre me ha parecido interesante. Pero… ¿Por qué tú?

Soy un animal de protección intensa y energía cíclica. Mi agilidad previene a bajos astrales y estoy listo y atento en todo momento. ¿Lo estás tú?

-… He de ser sincera… No, casi nunca. Casi en ningún lugar.

-Es hora de que empieces a responsabilizarte y a tomar como propia la habilidad de estar en todo en tu entorno. Para olfatear lo dañino y defenderte o saber huir en donde no tengas posibilidades de ganar.

-No se trata de una lucha. Si no de una estrategia de vida, en que has de ser lista para evitar que «se te coman».

-El papel de persona entregada sin límites y sacrificada ya está caducado en tí y deberás aprender a crear y sanar desde tu feminidad sabiendo ser ágil, inteligente, astuta y confiada únicamente en ti misma. Y además, disfrutar de ello.

-Las zorras somos grandes madres, y nos encanta nuestro papel femenino. Lo que en tu sociedad se usa como «palabra peyorativa» en nuestro nombramiento no es más que una forma de decir despectivamente que somos increíblemente astutas y prudentes.

-Lo sé, siempre he pensado que el ser humano cuando no puede controlar un valor, solamente lo desvaloriza por el propio sentimiento de envidia que le tiene a esa especie.

-Tus observaciones son refinadas e inteligentes. Sabes ver más allá del dolor. Los zorr@s en el momento en que conectamos con otros seres, vemos todas sus intenciones y todas las posibilidades de acción que tienen en mente. Estamos abiert@s a responder de la misma manera. Desde la observación discreta puedes descubrir grandes asuntos. Para ello se necesita manejar diferentes virtudes.

-Con la paciencia y la observación permites al otro actuar y disponer de la posibilidad que realice un paso en falso. Esta ventaja te dispone a saber aprovechar las oportunidades que más te convengan.

-No se trata de engañar, si no de que cada cual caiga en su propia «trampa» mientras tú no te expongas y te entregues deliberadamente sin medir las consecuencias. ¿Comprendes?

-Comprendo…

-Soy un animal que te guía temporalmente para que te reconcilies con esa parte femenina que aun no has abrazado. Necesito que entiendas este acompañamiento como un juego, que explores tu propia astucia y que reconozcas tu destreza en tantos campos que aun no has descubierto. Pero que están en tí, por que eres una auténtica dama.

-¡Uau, que belleza de piropo…! Muchas gracias, me has sonrojado.

-Encontrarás dicha y fascinación cuando el juego te parezca seductor y sorprendente. Tu eres seductora y sorprendente… En realidad desprendes una energía magnética que aun no sientes propia, pero que fuera hipnotiza a muchas personas.

-Sí comprendo lo que me dices, el asunto es, este gran camino que tengo por delante para aceptar mi feminidad y mi entrega desde el respeto a mí misma antes que nada.

-Exacto. Para lograr tus propósitos debes reconocer tu lado maternal, femenino, de entrega como una entidad absolutamente sagrada. No desde la esclavitud o el victimismo. Tu copa interna, esté en el ciclo que esté, sigue siendo la copa de vida. ¿Qué se gesta y qué se cocina ahí dentro? Yo solamente he hecho que dieras una ojeada en tu interior…

-¿Una ojeada en mi interior? ¡Por Dios! Me llevaste a enfrentarme a aquel peligro en la visualización y me protegiste de todo el camino de liberación de patrones familiares, memorias de vidas pasadas… ¿eso es echar una ojeada a mi interior…? Fue un gran trabajo, sin ti no lo hubiera logrado.

-Cada cosa está hecha y creada para revelarse en el momento oportuno. El trabajo fue un camino que estaba listo para descubrir. Yo simplemente te acompañé a realzar algo que estabas preparada a hacer ya.

-Ahora es tu momento de despliegue interno. Seguiré acompañándote mucho más tiempo del que te imaginas. En realidad soy tu «segundo» Tótem por así decirlo. Pues nuestras almas han generado un vinculo sellado y protegido desde hace ya un tiempo atrás.

Este trabajo te confiere la oportunidad en tí y en muchas personas para sanar su lado femenino y receptivo ante la vida. Da igual si es hombre o mujer; tan solo importa que la dulzura impregne todos los tejidos de vuestro centro de creación para que la sensualidad brote y hagáis con el baile energético más antiguo del mundo, grandes creaciones en vuestras vidas.

-Sí, al final mi trabajo personal también sirve para abrir consciencia a todos aquellos que estén abiertos a recibir este mensaje. independientemente de su caso.

Esto solo es un paso, una olfateada. Aun queda mucho camino que recorrer, como tú bien sabes. Pero ahora la primera puerta la has abierto, y en pocos minutos has adelantado mucho camino. Sanando historias de tus antepasadas, llevando a la luz a quienes querían vivir en la oscuridad y dejando florecer tu vientre de una manera que ahora descubrirás.

¡Enhorabuena! Estás en el camino de vida correcto. Como se ha dictado en tu plan.

-Gracias de nuevo por esta experiencia.

-Siento que he hecho un gran amigo en mi camino de vida contigo. Siempre me siento arropada con tu presencia. La verdad que aunque todo esto me suponga un reto y sea «nuevo» para mí, comprendo que es una lección importante de vida y que si estoy abriendo la caja de Pandora es porque estoy lista para resolverlo.

Indudablemente. Nosotr@s confiamos en tí porque vemos tu luz y potencial. Todos los seres encarnados habéis perdido esa conexión, por eso os resulta extraño reconectar con vuestros potenciales. Pero en el camino de vida, precisamente se trata de re-des-cubriros.

De ahora en adelante, harás trabajos más profundos conmigo y con otros Tótems que residen ya en tu campo. Florecerán en tí habilidades Chamánicas que sin darte cuenta ya estás manejando.

-¡Vaya! Cuánto camino por recorrer. De todos modos estoy expectante y feliz por que estoy arropada por tu presencia constantemente.

-Gracias por compartir conmigo esta pequeña charla para entender tu acompañamiento estos años. Deseo que se comprenda el mensaje femenino que me has trasladado de sacralidad y pureza de la parte femenina y el empoderamiento que eso conlleva.

Comprender es parte de vuestro camino de vida, y estamos ayudando a las personas que como tú, desean abrir consciencia. El consejo que os damos muy valioso es que conectéis con el agua que tenéis a vuestro alrededor. Para comprender vuestra esencia femenina y el trabajo de nutrición y depuración que tenéis a vuestro alcance.

-Gracias por esta amistad y por tu protección. Encontraré la manera de integrar tu arquetipo para iluminarme e iluminar mi entorno. Gracias de corazón.

Te amamos

(se me presentan muchas voces)

Un invierno para entender nuestro programa

Los valores que representan las fiestas Navideñas en nuestro contexto social son estas 7 básicas:

  • Generosidad, humildad, gratitud, solidaridad, reconciliación, paz y amor.

Como los 7 días, o los 7 chakras, pero entre ellas podremos añadir muchas más según la visión de cada mente humana. 

En este artículo quisiera reflexionar sobre si realmente se dan estos valores en el solsticio de invierno. 

Aunque se haya relacionado con los festejos paganos y con la iglesia católica haciendo referencia al nacimiento de un mesías, la verdad es que el momento del solsticio es ni más ni menos, que el momento de reflexión, acogimiento y mirada interior que nos obliga a tomar el ciclo de la naturaleza deteniendo y enfriando todos los movimientos cardinales y mutables.

La naturaleza nos enseña mucho sobre este momento de entrega al descanso, introspección y cavilación.  Muchos son los animales que hibernan en este ciclo.

Pero en estas fechas, ¿qué tenemos que reflexionar y objetar? ¿Quizás una forma de vida incoherente? ¿O tal vez nuestra forma de interpretar cuál es nuestro posicionamiento en el mundo?

Diría que sí, y especialmente me refiero a nuestro lugar en relación a la madre Gaia y a nuestros hermanos, los animales, las plantas y minerales. 

En la actualidad, nuestro sistema de vida está basado en la explotación y encadenamiento de muchas de las especies que también son «hijos de Dios» pero que consideramos «inferiores» al ser humano de forma general.

Hablar sobre respeto y amor es muy incoherente cuando en nuestros platos se sirve carne de animales explotados, torturados y maltratados en industrias de explotación ganaderas. (Como dice la palabra, son explotadoras).

Hablar de gratitud y humildad es una falta de respeto cuando los valores que se manifiestan son realmente de ostentación y  abuso. ¿Tal vez en vuestras comidas, acabáis reventados a no poder más? ¿Quizás os defraudáis cuando no conseguís ese regalo esperado o respondéis con altivez creyendo que sois merecedores de la paga anual de vuestra abuela por derecho divino?

En tal caso, un tema especialmente conmovedor es éste que os comento sobre cómo nos alimentamos en estas fechas. 

El hecho de que mi dieta sea vegetariana desde hace años no es motivo para justificar este escrito. Si no más bien, para llegar al punto de reflexión de todos aquellos lectores que reconocen que hay algo disonante en las fiestas navideñas.

En mi familia se ha comido cerdo, se ha comido salmón, foie gras de pato, cordero y muchas gambas en estas fechas. Era «la tradición» y he de decir, que exceptuando el foie gras, disfrutaba antiguamente de todas estas carnes.

Una cuestión que siempre gritaba en mi corazón sobre el origen de esos alimentos, me llevó a tener una vida mas coherente con mi sistema biológico y mi salud mental y emocional. 

En muchas ocasiones, veía que en la propia naturaleza, vivía personalmente con dolor el proceso de alimentación de los animales en sus hábitats. Los felinos cazando, los osos hormigueros destruyendo construcciones, las hienas o los osos cazando salmones agotados por el gran viaje de migración dispuestos a hacer… etc.

Esto me llevó a plantearme en muchas ocasiones, que tal vez no solo el ser humano era terriblemente inconsciente del abuso y el maltrato que realizaba a sus prójimos; si no que tal vez había algún tipo de «maldad» que sostenía un ciclo de proceso evolutivo en el planeta tierra.

Esto me llevó a ser consciente en todos mis platos, en toda mi alimentación, en todas mis trampas, en mis deseos y adicciones, en mi gula y en mis caprichos. Aunque mantuviera una estricta dieta vegana, siempre me culpaba por comprar el alimento a mi gato, un ser estrictamente carnívoro y sentía que de alguna forma, seguía formando parte del sistema de maltrato animal. La conclusión fue sencilla: «Deberíamos dejar de secuestrar animales en nuestros cubículos de ciudad encarcelados y dejarlos absolutamente libres para que sean ellos mismos los que mantengan el ciclo correcto de la vida. Ellos cazan, ellos acompañan al humano cuando lo quieren. Ambas especies viven en igualdad de condiciones…»

Pero no tuve más remedio que reconocer que dependía del sistema muchísimo más de lo que creía y evidentemente tenía que alimentar a mis animales tanto si eran carnívoros, omnívoros o vegetarianos. 

Para cerrar este artículo quiero compartir con vosotros la comunicación animal que he mantenido con el Tótem de la Libélula. Tal vez con esta conversación nos ayude a todos a reflexionar qué va más allá de cualquier meditación al respecto.

Gracias a todos por leerme y os deseo un  feliz comienzo de solsticio de invierno.  

Morí igualmente aunque me salvaras.»

Viene a mí la afirmación que sospechaba cuando en una excursión en el río salvase del agua a una libélula que andaba cerca de un perro juguetón salpicando todo a su alrededor. En aquel momento la rescaté y cuando la dejé de nuevo, una de sus alas parecía desviada. Le hice Reiki, y entendí que debía dejarla marchar.

-Libélula, no logro entender el daño que el ser humano aflige a los animales en la indústria cárnica. (Le enfoco sin tapujos mi dilema)

Enderézate. Abre tus oídos bien, no rechaces mi mensaje. ¿Qué viste en «mi vuelo» aquel día?

-Vi fogosidad, estrategia, libertad. Una especie de sistema cifrado en el vuelo. 

-Bien, todo es un código. Un sistema descifrado. Vuestro sistema está aun en desarrollo y aun desconocéis las consecuencias de los actos en vuestra metodología.

-¿Hablas del respeto cósmico que la pantera un día me comunicó? ¿Ese «honrar el cuerpo de la presa y formar parte de él»?

El respeto es algo que aun os queda Muy lejos para lograr entender o integrar. Vuestros códigos están programados para ser obedientes, sistematizados y concurrentes. Pocos sois los que salís de la gran burbuja programada y gateáis en el verdadero sentido cosmológico de la existencia.

-Entiendo. ¿Qué puedo hacer para abrirnos a ese código? (Este desarrollo de la conversación me incomoda, no me la imaginaba así)

-Eres igual de limitante que ellos cuando no dejas que las cosas fluyan como han de fluir. Respira. El sentido de amor que un felino te trasladó en su proceso de caza y muerte a su presa ya lo tienes integrado, y ya supiste cuál era la gran diferencia entre esa consciencia y la nefasta consciencia del protocolo bárbaro del ser humano. Estoy aquí para que volemos en nuevas alternativas y posibilidades y para ello te quiero libre de juicios. Si no, no me hubiera invocado.

-Ok, es que me cuesta mantener las ideas y alinearlas en palabras al hacer la transcripción.

Ese es solo un problema. (Como diciéndome que ese «no es su problema»)

-Ok, te escucho.

Deja de escribir. ¿Sabes cuál es el secreto de que yo me alimente de otros insectos? Que hay un acuerdo mutuo más allá del individuo en cuestión.  Todos nos alimentamos de todos y aceptamos que ésta es la manera en esta forma de vida. Forma parte del juego y de la reencarnación de especies. El error en vuestro sistema de alimentación (aquello que tú llamas los carnívoros inconscientes) se basa en un error de programación en vuestra forma como especie. De ahí tanta oscuridad, confusión, incoherencia con su medio y falta de evolución con los de otras especies y con ellos mismos. 

No es nuestro propósito reprogramar al ser humano, si no que es vuestro compromiso querer hacerlo y estar dispuestos a ello. Solo así viviréis en el «Eden» que os prometieron, donde brote la dicha, el equilibrio entre especies y la integración en el gran ciclo de Madre Gaia. Ella os está aun conociendo, y lo que ve, no le gusta. Siente cierta esquizofrenia y a través de vosotros, como de nosotros, ella se conoce así misma. La diferencia es que la tierra no solo ha tenido que ver con vuestro sistema de evolución. 

-¿A qué te refieres? 

Ya tenéis sospechas, ideas erróneas y miles de posibilidades que no son más que investigaciones que os desvían de nuevo en vuestro propósito de integraros de nuevo con la tierra. 

-De acuerdo. ¿Qué puedo hacer yo o qué podemos hacer las personas para aumentar nuestro nivel de conciencia en una sociedad tan ciega?

Los divulgadores hablan, los maestros no predican si no que cumplen con su ejemplo. Sé el ejemplo, encuentra tu canal de voz, continúa haciendo tu proceso evolutivo individual como hasta ahora. Te zambulliste en este sentido y tu compromiso nos ayuda a todos los animales a respirar de alguna forma, en una milésima de segundo, frente a la oscuridad del ser humano.

(En ese momento me viene la imagen de aquella libélula que rescaté, donde se encontraba descansando en mi mano mojada aquel día)

No es nuestro propósito demostraros que usáis el maltrato, el abuso y el engaño con los animales y en vosotros mismos. Eso lo podéis ver vosotros mismos sin paños calientes en vuestras acciones.

Mi mensaje es sencillo, programar vuestro sistema de creencias para ser coherentes con el ciclo natural del planeta tierra. Seréis uno cuando entendáis que lo sois con el resto de seres. Mientras, seguiréis viviendo separados, asustados, violentos y esclavos de vosotros mismos. 

Nosotros vivimos en unión, dándonos permiso a ser y sentir lo que somos. Si tienes dudas sobre esto mira a tus propios animales profundamente. Y no me refiero a su cuerpo, me refiero al espíritu que habita en ellos y están experimentado este sistema de vida igual que tú. 

La diferencia es, que todo está donde debe estar y todo es lo que debe ser.  El equilibrio es cósmico y si el ser humano continúa rompiendo el filo delicado, la balanza natural de las cosas lo reestructurará de nuevo.

-Creo que he entendido el mensaje. Aunque era demasiado poco cómodo para mí que me relacionaras este tema con la programación y las geometría de las cosas. (Navidad, alimentación, ética y …. ¿programación humana? ¡Me he vuelto loca!)

Siento si no estoy del todo preparada para este concepto que has intentado transmitirme. De todas maneras lo haré llegar de la única forma que tenemos la mayoría de los humanos; de forma escrita.

Tú has solicitado la ayuda y yo te he enseñado otro lado de la realidad. 

-Gracias, debe de ser cierto eso de que las libélulas sois animales que enlazáis mundos de consciencia. «Cazadoras del ego, guardianas de lo transpersonal»

-Como quieras decirlo.

(Siento que es todo cuanto ha de decir y tras un breve silencio me dispongo a despedirme).

-Recibe un saludo de mi especie a la tuya y gratitud por este momento que me has dedicado.

-Ampliar la consciencia antes de que sea demasiado tarde. Y especialmente, tú, vuela. 

(Siento esta última frase que me dice no como un mandato, pero sí como una recomendación seria y comprometida)

-Gracias Libélula.