BASES DE COMUNICACION ANIMAL

Mis conclusiones importantes a tratar desde el lenguaje universal y la comunicación animal

No tener expectativa ante la respuesta y escuchar muy en silencio desde el corazón

quizás hayan cosas que no os gusten ver, por eso tenemos que estar abiertos.

Nos pueden impactar sus mensajes, por lo que se necesita mucha escucha activa

Todos tenemos esa capacidad porque es innata como seres sintientes y vivientes. No es algo de unos pocos.

Habrá más habilidosos y otros que no tanto, pero todos pueden ejercitar. El músculo telepático está ahí, otra cosa es que lo ejercites o no, como cualquier otro músculo de tu cuerpo.

La forma de entrar en contacto con otras especies es desde el respeto y la escucha activa.

El agradecimiento es una frecuencia vibratoria que hace que ellos se impliquen y se interesen en conversar contigo de verdad.

Detectan fácilmente la honestidad y nuestras segundas intenciones en nuestra comunicación.

Nunca deberemos juzgar la charla, la situación o la conversación. Todo tiene un sentido aunque en ese momento no lo comprendamos. (cosas raras)

Ellos forman parte de madre gaia por lo tanto, ellos cuentan. Esto es algo importante para vivir nuestras relaciones de igual a igual y no de forma vertical.

Cada animal equilibrado conoce exactamente bien dónde se encuentra y cuél es su papel.

No idealizar ni espiritualizar a los animales, son seres igual de angelicales y terrenales que nosotros.

No son nuestros salvadores,

la misión de vida de los animales igual que la tuya, es vivir. Los pactos relacionales que se generan son de ambos.

Tenemos que comprender honestamente desde dónde nos relacionamos con ellos (carencias, dominancias, apegos…) y trabajar la coherencia en nosotros para tener una dirección clara y relaciones sanas.

Los animales pierden el interés si no estás despejado en una comunicación.

Hay múltiples formas de recibir un mensaje, desde olores, palabras, imágenes, sensaciones…

La vida y la muerte son conceptos que tienen en su mayoría integrados.

No somos quién para juzgar la realidad de la vida y la muerte en la naturaleza.

No podemos ir de salvadores, tenemos que ser hermanos de todas las especies e hijos de madre gaia con fluidez. Respetando el proceso de vida, alimentación y muerte.

Invadís el espacio sagrado

Hace años atrás me envalentoné en pasarme por el zoo de Barcelona para captar las sensaciones y necesidades de los animales que se encontraban allí. En esta descripción corta comparto cuánto de importante es la inconsciencia del ser humano cuando jugamos a ser Dios e invadimos la libertad del resto de los animales.

Me conecto con una familia de monos al llegar a su recinto cerca de la entrada:

-¡Sois todos unos pesados, nos asfixiáis!

Siento un agobio a nivel del timo que presiona y me asfixia con mi cabeza a mil por hora como si captara todo a mi alrededor intensamente.

-Parecemos figuras, juguetitos. Vuestras figuras que os sirven para acercaros más a vuestro lado salvaje. Es vuestra parte que no queréis ver, aquí encerradas en cajas de cristal… ¡Y traéis a vuestros niños para reconectaros porque estáis totalmente amputados! ¡Amputados de la vida real!

Me abruma el malestar y las ideas tan directas cargadas de frustración y desaprobación que me trasladan en ese momento. 

– Seguiremos nuestra vida sin vosotros… Noto en esta comunicación enfado y desmerecimiento.

-Para vosotros somos el entretenimiento de 5 minutos.  ¡Estar siempre observados nos causa mucho estrés! Resulta invasivo. Pero no por otra cosa si no porque vuestra energía es de expectación y nerviosa. Tú estás ahora abierta y tranquila. Por eso te respetamos y te hablamos. Nosotros apreciamos la vida, por eso continuamos aquí. La «madre» es acogimiento y protección. Nosotros sentimos eso y vemos que vosotros sois humildes y otros muchos insensatos. 

Un cachorro se fija en mí mientras mordisquea una rama. 

-¡Me gusta este sabor de la rama!. En ese momento una hembra adulta se acerca al pequeño. Necesitamos árboles vivos, estos troncos están muertos… comprendes lo que te enseño?

Unos niños empiezan a hacer groserías y bobadas dirigiéndose a ella y al pequeño de forma infantil y nerviosa. Ella se siente atacada psicológicamente y da media vuelta con el pequeño hacia una esquina de las cuerdas que colgaban al fondo.

-Los bebés son proyecciones de los adultos, los adultos tenemos que hacernos cargo y enseñar a nuestros bebés…

Observo avergonzada por el espectáculo que los niños muestran, mientras los adultos miran sus móviles y mochilas parloteando sin darse cuenta de la situación.  En ese momento escudriño el enriquecimiento ambiental de las estructuras de madera que les han instalado a esta manada y reviso cosas interesantes en ella. 

-Montáis una estructura que no os compensa. Os aferráis a ella. (me hace un paralelismo a nuestro estilo de vida, casas, pisos, miedos, capas de protección emocional…) Cuando raptáis trozos de libertad y los concentráis para vuestro gusto.  Lo que no veis es que es evidentemente momentáneo. Nosotros estamos sacrificados por vuestro gusto. Invadís el espacio Sagrado de todo ser y de vosotros mismos. Por eso existen estos lugares donde habitamos. Pero somos conscientes que existen otras opciones. 

En ese momento comprendo desde el corazón la falta de respeto que cargamos sobre ellos y su libertad de vivir y me quedo unos minutos en reflexión silenciosa. Me muevo de sitio por toda la aglomeración de familias a mi alrededor que van llegando.

-Sé que estás ahí, qué haces ahí? En ese momento la hembra me llama.

-Solo me he cambiado, me estaba estresando en esa esquina…

-Has venido porque tu has querido… Sabes que esto es así aquí…

-Lo veo. Vengo a intentar entenderos! pero a veces me cuesta con tantas personas cerca.

-Qué quieres entender? entenderás lo que quieras entender… y vosotros… tenéis mucho ego para comprender. Si has venido aquí te invitamos a marcharte ya, tienes mucho trabajo que hacer… Lo que queríamos mostrarte ya está mostrado. Traslada como sentimos vuestra falta de respeto a nuestras vidas y a nuestra libertad, traslada lo oculto de vuestros corazones que desean ser salvajes y libres. Traslada que todo lo que creéis que habéis creado orgullosos, es solo momentáneo. Continúa tu camino, muchos más quieren ser escuchados aquí. 

Recojo mi libreta y me marcho a mi siguiente animal que quiera entablar comunicación conmigo…

Gracias por este corto contacto. Haré lo posible por trasladar vuestro mensaje para quien quiera escuchar.

-Estamos aquí y siempre colaboraremos para el beneficio en común. Gracias a ti.